jueves, 20 de marzo de 2014

“Aunque solo llegues antes, juntos lo haremos más lejos” 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down

El día 21 de marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down. 
Es un buen día para darnos cuenta de que discriminando a ciertos colectivos se debilita toda la sociedad, porque todos necesitamos de los demás para conseguir nuestras metas. Por eso, las barreras a las que se enfrentan las personas con síndrome de Down son en realidad barreras que perjudican a toda la sociedad. ¿Hay alguna otra manera de construir una sociedad inclusiva que no sea incluyéndonos todos en el proceso de construirla?

 

Fuente: www.sindromedown.net/index.php?idIdioma=1&idMenu=12&int1=1556&volverPortada=1

20 de marzo Día Internacional de la Felicidad

Para reflexionar: 

El zar y la camisa
Una vez había un zar que se encontraba enfermo y dijo:
—Daré la mitad de mi reino a quien me cure.
Entonces todos los sabios se reunieron y celebraron una junta para curar al Zar, mas no encontraron medio alguno.
Pese a todo, uno de aquellos sabios dijo que él podía curar al zar.
—Si sobre la tierra se encuentra un hombre feliz -dijo-, quítesele la camisa y que se la ponga el Zar, con lo que éste será curado.
El Zar hizo buscar en su reino a un hombre feliz. Los enviados del soberano se esparcieron por todo el reino, mas no pudieron descubrir a un hombre feliz. No encontraron un hombre contento con su suerte: el uno era rico, pero estaba enfermo; el otro gozaba de salud, pero era pobre; aquél, rico y sano, quejábase de su mujer; éste de sus hijos; todos deseaban algo.
Cierta noche, muy tarde, el hijo del Zar, al pasar frente a una pobre choza, oyó que alguien exclamaba:
—Gracias a Dios he trabajado y he comido bien. ¿Qué me falta?
El hijo del Zar sintiose lleno de alegría; inmediatamente mandó que le llevaran la camisa de aquel hombre, a quien, en cambio, había de darse cuanto dinero exigiera.
Los enviados presentáronse a toda prisa en la casa de aquel hombre para quitarle la camisa; pero el hombre feliz era tan pobre, que no tenía camisa.



León Tolstoi, Cuentos

martes, 4 de marzo de 2014

Cuaresma: Tiempo de cambiar



La Cuaresma se refiere a los 40 días antes de la Pascua. Es un tiempo de arrepentimiento, preparación espiritual, ayuno, oración
y limosna que empieza con el Miércoles de Ceniza y termina el Domingo de Resurrección durante Semana Santa.

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua.
Convertirse es ¨cambiar¨. Convertirse es también tratar de ser cada día mejor en todo lo que hacemos, compartiendo y haciendo obras buenas. Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. 
La imposición de la ceniza es para recordarnos que todos algún día hemos de morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Esto también significa que todo lo ¨material ¨ como nuestra casa, la comida y las cosas que tenemos se acaba y lo único que nos llevamos de este mundo es LO BUENO Y LO MALO QUE HAYAMOS HECHO en nuestra vida.
El miércoles de Ceniza es un día de ayuno y abstinencia al igual que los viernes de Cuaresma son días de abstinencia, pero ayunar por ayunar no tiene sentido y no hace a la gente mejor… sobre todo en un mundo en el que muchos ayunan, no porque es Cuaresma, sino porque no tienen qué comer. Abstenerse de comer carne es un signo que tiene su importancia por lo que significa, nos recuerda que estamos en un tiempo "especial", nos despierta de nuestro letargo, para que no se nos pase este tiempo de conversión sin pena ni gloria. Y es un signo especialmente útil, porque no se queda en el templo, sino que se mete en nuestra casa, en nuestra vida, porque la conversión cambia el corazón, es decir, la vida entera, toda nuestra existencia. Otros dejan ciertos hábitos como el uso de Internet, ver televisión, o ayunan de dulces, de ir al cine…
Pero también podemos hacer ayuno y abstinencia, sobre todo, de nuestros egoísmos, orgullos, odios, perezas, murmuraciones, envidias y rencores… 
En todo caso: ¡Hoy es un buen día para ponernos en camino!